En nuestro taller mecánico en Vilafranca del Penedés recibimos frecuentes consultas en referencia a las condiciones de seguridad del vehículo. Entre otros aspectos, el buen funcionamiento de los frenos es vital para minimizar los riesgos y realizar una conducción segura. ¿Quieres saber cuándo revisar el estado de tus frenos? Te informaremos a continuación.

Uno de los primeros síntomas de problemas con los frenos es la percepción de una sensación irregular. Tal vez al frenar tu vehículo se desplaza ligeramente, emana cierto olor a quemado o se producen ruidos o vibraciones. Podría ocurrir que las pastillas o los discos se han desgastado, has perdido líquido de frenos o se ha roto alguna pieza. En estos casos, debes llevar tu coche para realizar una revisión de frenos, porque corres el riesgo de perder el control del vehículo en cualquier momento.

En realidad, deberías acudir a tu taller mecánico en Vilafranca del Penedés con cierta regularidad para solicitar una revisión del sistema de frenos. La frecuencia de estas revisiones depende de las características de tu coche, de tu estilo de conducción y de las condiciones, climáticas y físicas, de los entornos por los cuales te mueves.

Es aconsejable realizar un control de los frenos cada 15.000 o 20.000 kilómetros, siempre que no adviertas ninguno de los síntomas que hemos mencionado anteriormente. Si notas cualquier irregularidad, acércate al taller para valorar si es necesaria la reparación de los frenos.

En Garatge Veyrone G3 revisaremos completamente tu sistema de frenos para evaluar su estado. En caso de detectar piezas desgastadas o rotas nos encargaremos de su sustitución y, además, examinaremos los elementos relacionados con el sistema de frenado como, por ejemplo, los latiguillos, las bombas de freno y servofreno, el nivel de líquido y los componentes electrónicos, como el ABS, para brindarte la mayor seguridad al conducir.